Lunes, 16 de marzo de 2009

Las palabras que verán a continuación fueron pronunciadas por Fidel Castro en 1959, precisamente un 11 de Marzo, ese día considero que su patética mente funcionando al máximo de acuerdo a su psicopática personalidad, dio por muerta y enterrada la presunción de inocencia en una vista judicial y con ello el Estado del Derecho, de que adolecemos todos los cubanos por más de 50 años.

Dijo el aún encubierto comunista, asesino y dictador, supuestamente “demócrata”, Fidel Castro:

“Yo estimo, sin embargo, que los Tribunales Revolucionarios en estos casos debieron condenar por convicción, porque se sabía que era criminal, aunque no se pudiera probar en un juicio, pero todo el mundo lo sabía     —porque aquí todo el mundo conocía a los criminales, porque esos criminales no se ocultaban, ellos mismos se encargaban de decirle al pueblo lo que hacían.  ¿Para qué?  Para sembrar el terror, porque una de las prácticas de la dictadura era que todo el mundo conociera las cosas que había hecho “Pata de Ganso”, el otro, el de más acá.  Todo el mundo los conocía.

Llega un juicio, no se pueden aportar pruebas documentales y sin embargo todo el mundo sabe que es verdad.  Hubo tribunales que cuando no lo podían probar los soltaban.

Lo que yo opino que debieron haber hecho los tribunales, aunque no lo hubieran probado, pero que sabían que era un criminal, era no soltarlo; no aplicarle la máxima pena en esos casos, pero sí aplicarle la pena de cárcel, porque todo el mundo lo sabía.  Y eso es lo que ha pasado, ¿comprenden?”

FIDEL CASTRO RUZ,  EN LA CONCENTRACIÓN CELEBRADA EN LA AVENIDA DE MICHELLSON, EN SANTIAGO DE CUBA, EL 11 DE MARZO DE 1959.

Comentario: Aquí sí que no hizo ninguna falsa promesa. Aquí un abogado, se defeca olímpicamente en el Derecho y cambia la base fundamental de las leyes, y desde entonces en Cuba, no se presume que nadie sea inocente mientras no se le pruebe lo contrario. En la Cuba de Castro, desde ese fatídico día, no hizo ya falta pruebas para condenar a un acusado. Basta con que la “revolución” diga que es un contra revolucionario, para que se le encarcele o fusile. Y así ha sido por cincuenta años, sin que los juristas de América hayan levantado jamás sus voces para protestar de esta barbaridad jurídica.

http://www.nuevoaccion.com/

 


Publicado por valerosos @ 6:27
 | Enviar