Lunes, 16 de marzo de 2009


¿Acusarnos de comunistas para qué?  Acusarnos de comunistas para ganarse el halago y para ganarse el apoyo de la reacción, para ganarse el apoyo de cancillerías extranjeras; presentarse acusando a los compañeros más valiosos de esta Revolución de comunistas.  Es decir, acusar a la Revolución de lo mismo que la acusan los latifundistas, de lo mismo que la acusan los criminales de guerra, de lo mismo que la acusan los garroteros, de lo mismo que la acusan los especuladores, de lo mismo que la acusan Trujillo y su emisora desde Santo Domingo, de lo mismo que la acusan los grandes monopolios internacionales.  Quien se dedique a la innoble y ruin tarea de acusar de comunistas a los compañeros revolucionarios, lo que está haciendo es hacerle el juego a Trujillo, a la reacción nacional, a los grandes intereses internacionales, a los criminales de guerra, a Masferrer, a Batista, a Ventura, a Carratalá y a todos esos criminales… FIDEL CASTRO RUZ, PRIMER MINISTRO DEL GOBIERNO REVOLUCIONARIO, EN EL CAMPAMENTO “AGRAMONTE”, EN CAMAGÜEY, EL 21 DE OCTUBRE DE 1959.    

Comentario: Una vez más, atacando a Huber Matos y a sus oficiales que renunciaban denunciando el carácter comunista de la revolución, Fidel jura ante el pueblo, a poco más de 10 meses del triunfo rebelde, que no es comunista y que la “revolución: no es comunista, para un año y medio después jurar públicamente que era marxista leninista, y que lo había sido toda su vida. ¿Quieren mentira más descarada y manera más canallesca de engañar a un pueblo para esclavizarlo? Son sus propias palabras, No inventamos nada.

 

http://www.nuevoaccion.com/


Publicado por valerosos @ 6:37
 | Enviar