Martes, 24 de marzo de 2009


Esposa del Dr. Biscet muestra las condiciones en que viven los presos en Cuba.




Oscar Elías Biscet: Un héroe para todos.




























Por Mary Anastasia O'Grady

LiberPress/ WSJ.com November 5, 2007 - El médico cubano Óscar Elías Biscet y otras siete personas recibirán hoy la medalla presidencial de la libertad de parte de George Bush en una ceremonia en la Casa Blanca. Pero Biscet no estará para aceptar el honor en persona. Actualmente, como la mayoría del tiempo de los últimos años, el médico permanece encerrado en una celda en la paradisíaca isla de Castro.
Puede que a muchos estadounidenses les parezca cosa del pasado las escalofriantes historias de los gulag totalitarios. Algo que sucedió en su día durante los oscuros experimentos en la Europa del siglo 20 con el fascismo, comunismo y nazismo. Sin embargo en Cuba, los gulags y el sufrimiento que traen no han llegado a su fin. La medalla de Biscet sirve para recordarnos este hecho. Al resaltar la importancia de su lucha por una Cuba libre, la condecoración también pone de manifiesto lo que constituye el mayor temor del régimen. No son las pistolas y tanques de cualquier invasor imperial sino la fe, el coraje y el inconformismo entre la propia gente del país.
Biscet, de 46 años, es un renombrado pacifista y un cristiano devoto. El médico ha dicho que se siente inspirado por ejemplos como Martin Luther King, Gandhi y el Dalai Lama. Si sabemos esto sobre su vida es gracias a la Coalición de Mujeres Cubano-Americanas, que dice que documenta todos los hechos que publica sobre prisioneros políticos mediante testimonios reales provenientes de Cuba.
Durante los más de 10 años que ejerció como médico en los hospitales cubanos, Biscet empezó a preocuparse cada vez más por las prácticas abortivas del gobierno. En 1998, cuando trabajaba en un hospital en La Habana, corrió el riesgo de involucrarse en un estudio clandestino sobre la administración de un medicamento llamado rivanol, que provocaba el aborto en casos de embarazo avanzado. La droga se utilizaba con frecuencia, especialmente en niñas de apenas 12 años, que, forzadas a dejar sus casas y padres para ir a trabajar a zonas rurales como parte de su educación, a menudo se "metían en problemas".
El estudio concluyó que el rivanol resultaba muchas veces en partos de fetos que nacían vivos. Lo que ocurría a continuación horrorizaba a Biscet, quien después escribió que "se cortaba el cordón umbilical y que se dejaban a las criaturas sangrar hasta la muerte o se envolvían en papel para asfixiarlos".
Como consecuencia de su oposición a estas prácticas abortivas, perdió su trabajo, su familia perdió su casa y el gobierno de Castro envió unos matones para que le pegaran una paliza. Pero la intimidación no dio resultado. En aquel entonces ya estaba activamente comprometido con la resistencia contra el régimen y, tal como ha dejado escrito, su conciencia no le dejaba dar marcha atrás. Aquellos familiares con la obra de Biscet dicen que fue un elemento clave en propagar la importancia y significado que tuvo la visita del Papa a Cuba en 1998. El régimen tomó nota. Biscet se convirtió en uno de los pocos disidentes que Fidel Castro ha llegado a atacar por nombre propio en un discurso a la nación. "Prueba que Biscet realmente irritaba a Castro", me dijo un defensor de una Cuba democrática.
Entre julio de 1998 y noviembre de 1999, Biscet fue encarcelado arbitrariamente en 26 ocasiones. Durante esas detenciones, fue retenido durante días en celdas sin ventanas o colocado en áreas dedicadas a los criminales violentos o mentalmente enfermos. En febrero de 2000 fue juzgado y sentenciado a tres años de cárcel por organizar una conferencia de prensa para anunciar una marcha pacifista durante la Cumbre Ibero-Americana en La Habana en 1999. En el telón de fondo de la conferencia había dos banderas cubanas colgadas al revés, como símbolo de protesta contra el gobierno por su violación de los derechos humanos. En su segundo juicio, fue condenado por "deshonrar los símbolos nacionales, desorden público y por incitar comportamiento delictivo". Fue enviado a una prisión de máxima seguridad a unos 725 kilómetros al este de la capital cubana, dificultando así las visitas familiares.
El sistema de prisión por motivos políticos no sólo está estructurado para castigar la disensión, sino también para forzar la "rehabilitación" del preso. Los cautivos que se rinden, admiten el error de sus ideas políticas y suplican perdón, a veces consiguen salir de la cárcel. Pero Biscet no es uno de esos prisioneros. Mientras cumplía su sentencia de tres años, incrementó la intensidad de su resistencia, llevando a cabo huelgas de hambre y exhortando la liberación de los prisioneros políticos. El régimen respondió colocándolo de nuevo en régimen de aislamiento o entre reclusos peligrosos. Le denegaron las visitas y el tratamiento médico y le confiscaron su biblia.
A finales de octubre de 2002, Biscet fue puesto en libertad para luego volver a ser arrestado 36 días después cuando se estaba preparando para reunirse con otros defensores cubanos de los derechos humanos. En abril de 2003, fue sentenciado en un juicio sumario junto a otras 75 personas que fueron arrestadas en la ahora famosa operación de marzo de 2003 contra la disensión. Biscet recibió una sentencia de 25 años por "actuar como un mercenario de un estado extranjero". La Coalición reporta que entre noviembre de 2003 y enero de 2004 Biscet fue retenido en una celda subterránea como un criminal convencional y que perdió unos 20 kilos.
El tiempo que ha pasado en solitario tampoco ha sido menos inhumano. En su descripción de la celda, el médico cuenta que era de dos metros cuadrados y que no tenía ni agua ni ventanas. Un agujero en el suelo servía de sanitario y estaba lleno de bichos. Una de sus reclusiones en ese espacio duró 42 días. Biscet dice que el "gobierno cubano me ha torturado durante ocho años, tratando de volverme loco". Tal vez lo más doloroso para el preso es que su esposa ha sido despedida de su trabajo como enfermera y es continuamente hostigada por el Estado.
Biscet dice que el régimen le ha ofrecido la libertad si accede irse de Cuba. Pero él se niega. En una carta de abril de 2007 a su esposa Elsa le explica la razón: "Mi sufrimiento es mucho, mucho menor desde que empecé a perseguir mi sueño de ser libre, pero no sólo para mí personalmente. Si pensara sólo en mí mismo, sabes que habría estado en libertad desde hace mucho tiempo, y me habría deshecho de estas inquietantes ansiedades. Pero quiero ver al hijo de mi amigo, al hijo de mi adversario y a cualquier ciudadano reírse felizmente por la satisfacción en sus vidas y disfrutando de la riqueza de la libertad porque es la única manera en que el talento humano alcanza su máximo esplendor…"
Leyendo estas palabras, me parece difícil pensar en alguien que más merecedor de ganar la medalla.
Distribuye © LiberPress - Contenidos & Noticias http://liberpress.blogspot.com - [email protected] Visite Los Especiales de LiberPress: http://especialesliberpress.blogspot.com y Cuba Represión: http://cubarepresion.blogspot.com

Dr Oscar Elias Biscet preso politico de la dictadura de Fidel Castro en Cuba ; habla Elsa Morejón Hernández su esposaOscar Elías Biscet nació en La Habana, Cuba, el 20 de Julio
de 1961, en el seno de una familia cubana de humildes orígenes.
En 1985, se graduó en Medicina, especializado en medicina
interna. Ya en 1986 llevó a cabo su primera protesta por las largas horas sin pago que los médicos cubanos están forzados a ofrecer, y fue suspendido profesionalmente por un año del Hospital Nacional.
En 1987, comenzó a practicar y enseñar medicina en el
Hospital Obstétrico / Pediátrico Hijas de Galicia, en La Habana. Para fines de los años 80, el Dr. Biscet comenzó con sus actividades cívicas
manifestándose en contra de los abusos cometidos por el régimen castrista.

En el año 1994 se le abrió un expediente donde fue acusado de
“peligrosidad&quot" (*) por las autoridades cubanas. En 1997, el Dr. Biscet creó la Fundación Lawton por los Derechos Humanos, una organización
humanitaria considerada ilegal por las autoridades cubanas, dirigida a
promover pacíficamente la defensa de los derechos humanos, tomando como
base el primero de los derechos: El Derecho a la Vida, y que desarrolla su accionar por medio de tácticas de desobediencia civil no violentas.

En este mismo año 1997 el Dr. Biscet realizó un estudio sobre la práctica del aborto, documentando estadísticas no oficiales sobre las técnicas de aborto utilizadas en el Hospital Hijas de Galicia. El estudio, que exponía
escalofriantes revelaciones acerca del empleo del Rivanol como método abortivo, se titula: “Rivanol: Un método para destruir la vida”

[1] En ese trabajo se enumeran los métodos abortivos comúnmente utilizados en el sistema de salud y se denuncia que la metodología del Rivanol era completada, de ser necesario, con la falta de asistencia al neonato en caso del nacimiento del niño vivo. El trabajo denuncia también que esta práctica aberrante se realizaba sin previa información a la paciente de esta posibilidad.

Posted Image

Para decirlo claramente: el Dr. Biscet denuncia que estos
niños eran asesinados después de haber nacido, y que ésta era una práctica común en hospitales a lo largo de la Isla.
"Rivanol: un método para destruir la vida" se hizo público en Abril de 1998 y fue entregado oficialmente la gobierno cubano, con una carta a Fidel Castro el 9 de Junio de 1998, en la que se denunciaba al Sistema de Salud Cubano por genocidio.Dicho estudio fue traducido al inglés y enviado a la Convención Sobre los Derechos del Niño, en Ginebra, Suiza.

Poco después el Dr. Biscet da a conocer un documento titulado: “Una actitud que nos concierne a todos [2] donde alerta acerca del problema del aborto en Cuba, y solicita apoyo sobre todo a sus colegas. Con palabras directas señala: “En sus manos está el poder detener este genocidio hecho legal, usted puede decir no y con su apoyo hacer cambiar este proceder erróneo en nuestra sociedad”. El
documento, según consta en el mismo texto, fue distribuido a los médicos presentes en el Hospital .
Sin un momento de pausa en sus nobles propósitos y con una entereza sin límites; el 24 de febrero de 1998 da a conocer en el Hospital donde laboraba un texto a modo de discurso solicitando la atención de sus colegas sobre el respeto al
derecho a la Vida
[3]. Así como otro texto escrito en los mismo términos y en la misma fecha titulado: “En defensa de la Vida”

La respuesta de las autoridades no se hizo esperar y en la misma fecha en que se
produjeron los hechos, mediante resolución laboral.[5] fue expulsado del Hospital, situación que dio a conocer de inmediato en un documento de denuncia.

En febrero de 1998, el Dr. Biscet fue oficialmente expulsado
del Sistema Nacional de Salud y desde entonces no se le ha permitido
practicar su profesión de médico en su país.
Posted Image

Su esposa la Licenciada Elsa Morejón, enfermera de profesión, se encuentra también desempleada debido a las actividades pro derechos humanos de su esposo y ha tenido que depender de la caridad de sus amistades para subsistir. Durante la misa histórica del Papa Juan Pablo II en La Habana en enero de 1998, la Fundación Lawton por los Derechos Humanos efectuó mediante carteles, un llamado por la liberación de todos los presos políticos. El Dr. Biscet ha reclamado verbalmente en las calles por justicia ante los tribunales donde juicios arbitrarios han de realizarse y ha reclamado la libertad religiosa y libertad de expresión en manifestaciones públicas.
La Fundación Lawton que preside el Dr. Biscet, junto con otros grupos de derechos humanos, ha intentado establecer una escuela de desobediencia civil no violenta. Esta organización de derechos humanos ha enviado cartas alrededor del mundo a médicos, líderes religiosos, oficiales de la ONU, organizaciones de salud, grupos de derechos humanos y dignatarios, solicitando solidaridad por Cuba.

La Fundación Lawton ha realizado marchas pacificas en parques
durante el aniversario de la Declaración Universal por los Derechos Humanos, un documento que han repartido a ciudadanos en la calles mensualmente, y han denunciado abusos de derechos humanos en La Habana en conferencias donde la prensa internacional ha asistido.

El 26 de marzo de 1999 la Fundación Lawton se unió a otros
activistas de los derechos humanos declarando ante la prensa internacional que los siguientes objetivos deberían ser logrados en Cuba por la vía no violenta, considerando la Nación cubana como una, incluyendo los que residen en exilio fuera de la Isla:

  • 1. Todos los prisioneros políticos deben ser liberados
    2. Todos los artículos que violan los derechos humanos del hombre deben ser abolidos

    3. La Democracia debe reestablecerse en Cuba.
Del 7 de Junio al 7 de Julio de 1999, uno de los eventos más
significativos de la oposición pacifica cubana se efectuó bajo el liderazgo
de la Fundación Lawton. Un grupo de activistas por los derechos humanos en La Habana, iniciaron una huelga de hambre de cuarenta días ingiriendo solamente líquidos, para demandar la puesta en libertad de todos los presos políticos y llamar atención a la violación de los derechos humanos en Cuba.
Dicha actividad se multiplico por todo el país y miles de cubanos se unieron en 54 sitios de ayuno; además sus compatriotas en el exilio alrededor del mundo se unieron al ayuno en solidaridad. Miembros de la prensa internacional cubrieron el evento y diplomáticos extranjeros visitaron el pequeño apartamento en Tamarindo 34, en La Habana.

El ayuno de Tamarindo 34, como llegó a conocerse, sacó de la
apatía a buena parte de la oposición pacifica en Cuba, dando un ejemplo de inclaudicable entrega a la causa de la defensa de los Derechos Humanos en Cuba

Al concluir el ayuno, 40 días después de comenzado, el Dr. Biscet declaraba su opción por la no-violencia al afirmar que había adquirido la capacidad de amar a sus enemigos, sustituyendo la violencia, la ira, la venganza y el odio; por la justicia y el perdón. Con proverbial cita concluye : “Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto”. Y a renglón seguido señala: “Y esa perfección en libertad emana de Dios”.

Después de protagonizar el ayuno el Dr. Biscet fue objeto de
26 detenciones arbitrarias en un periodo de 18 meses y sujeto a innumerables tratos crueles, inhumanos y degradantes.

El Dr. Biscet fue arrestado el 3 de Noviembre de 1999 y
retenido en la prisión del Departamento Técnico de Investigaciones
localizado en las calles Cien y Aldabó, en La Habana. De acuerdo al Sr. Sergio Hernández – el abogado defensor asignado por el Estado – los archivos mostraban que el Dr. Biscet había sido acusado oficialmente de los llamados crímenes de “deshonrar símbolos nacionales"
“desorden publico" e "incitación actuación delictiva" por los que el Fiscal del estado de la Republica de Cuba pedía una sentencia de diez años.

Dos eventos estaban relacionados con estas acusaciones. En el
primero, el 22 de febrero de 1999, al Dr. Biscet se le acusó de "conducta
inapropiada" por haber organizado una protesta pacifica pro-vida frente al Hospital Hijas de Galicia en La Habana cuando el, la Sra. Migdalia Rosado y otro activista pacifico por los derechos humanos, fueron golpeados salvajemente. El director del hospital, la Dra. Laura Fernández, y la Dra. Norma Silva, líder del Partido Comunista, encabezaron el ataque llevado a cabo por una turba de médicos, ex-colegas del Dr. Biscet. El segundo incidente, aconteció unos días antes de la Conferencia Iberoamericana en La Habana y motivó que se acusara al Dr. Biscet de los tres crímenes mencionados anteriormente. La Fundación Lawton por los Derechos Humanos y numerosos miembros de otros grupos del movimiento de oposición celebraron una conferencia de prensa el 28 de Octubre de 1999 para anunciar una marcha pacífica en La Habana para reclamar por la libertad de todos los presos políticos y los derechos humanos en Cuba. En esta conferencia dos banderas cubanas se mostraron en una posición vertical invertida como señal de protesta por las violaciones de los derechos humanos en Cuba (esos activistas pro derechos humanos que intentaron participar en dicha marcha fueron golpeados brutalmente por turbas al servicio del Gobierno y dos de ellos fueron puestos en prisión.

Posted Image

Como resultado de estas acusaciones el Dr. Biscet fue sentenciado a 3 años de prisión que cumplió en la prisión "Cuba Si" cerca de Holguín, Oriente, situada en la parte oriental de Cuba, a centenares de kilómetros de su casa en La Habana, lo cual hizo las visitas familiares extremadamente difíciles durante esos años. Este médico cubano declarado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional desde 1999, es un cristiano devoto, seguidor del las filosofías de Gandhi y Martin Luther King, Jr. ha sido maltratado física y psicológicamente, sufriendo golpizas, amenazas, humillaciones, chantajes, intimidaciones, interrogatorios y encarcelamientos en celdas junto a individuos desquiciados mentales y criminales comunes.

En varias ocasiones, Seguridad de Estado ha intentado someter al Dr. Biscet a exámenes psiquiátricos en Mazorra (el hospital psiquiátrico de La Habana) y lo ha presionado para que salga de Cuba, a lo que el Dr. Biscet a respondido con que èl nunca abandonará su país.

Después de haber cumplido sus 3 años en prisión, a fines del
2002, el Dr. Biscet fue puesto en libertad y se le permitió regresar a su
casa. Pero, apenas un mes después, cuando se preparaba para reunirse con una delegación de activistas de derechos humanos de Matanzas, la policía secreta lo detuvo junto a muchos de los delegados. Después de varios meses en prisión, ya en 2003, el Dr. Biscet fue nuevamente acusado de actividades peligrosas para la seguridad del Estado. (Ley 88 llamada La Ley Mordaza).
En esta ocasión fue sentenciado a 25 años de prisión.

Posted Image

El Dr. Biscet está cumpliendo esta condena en condiciones infrahumanas, se le ha castigado en celdas tapiadas en numerosas ocasiones, ha sido mantenido en una celda soterrada durante meses le han encerrado junto a presos comunes.
También se le ha mantenido durante largos períodos incomunicado sin
oportunidad de visitas de su esposa que, como integrante de las Damas de Blanco, ha sido galardonada recientemente con el Premio Sajarov.

Firme en sus demandas de justicia hasta que Cuba logre su
libertad, el Dr. Biscet se encuentra en buen estado de animo y espíritu a
pesar de haberse los maltratos a los que es sometido. En una reciente visita a la prisión por parte de su madre, el Dr. Biscet envió un mensaje a su esposa Elsa, pidiendo que sus hermanos y hermanas cubanos en la isla y en el exilio se unieran en oración con la comunidad internacional por la libertad de todos los prisioneros políticos y por la libertad de expresión en Cuba.
También expresó su gratitud a todos los que se han preocupado por su
bienestar, particularmente sus colegas en la profesión medica.

Postulamos para el premio Príncipe de Asturias de la Concordia al Dr. Oscar Elías Biscet, en reconocimiento a sus actividades pacíficas a favor de los derechos humanos y como defensor del valor de la vida humana.

Posted Image

Solicitamos a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, la prensa internacional, Organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, Organizaciones por la Salud, Universidades, Centros de Estudio, personalidades del mundo de la Ciencia y la Cultura y dignatarios de Naciones democráticas, su apoyo para esta postulación al premio Príncipe de Asturias de la Concordia para el Dr. Oscar Elías Biscet.

Su postulación es en sí misma una denuncia sobre su injusta
encarcelación ya que su único crimen ha sido honrar la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su propio país.

Esta compilación biográfica sobre el Dr. Biscet ha sido elaborada con material tomado ( en muchas casos literalmente) de "Medicina Cubana"
medicinacubana.blogspot.com del Dr. Eloy González, la Coalición de Mujeres Cubano Americanas - Sra Laida Carro mailto:[email protected] Hermanos al
Rescate http://www.hermanos.org
Mujeres y Madres anti represión en Cuba www.marporcuba.org Gabriela de Sarduy mailto: [email protected]

(*) El Código Penal dice en el artículo 72:
"Se considera estado peligroso la especial proclividad en que se haya una persona para cometer delitos, demostrada por la conducta que observa en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista."

http://s14.zetaboards.com/lapunTilla/topic/55882/1/

Publicado por valerosos @ 4:28
 | Enviar