Viernes, 27 de marzo de 2009

Conozca a los protagonistas del cambio democrático en Cuba.



Las cárceles cubanas: cementerios de hombres vivos

NUEVA GERONA, enero (www.cubanet.org) - El abogado invidente Juan Carlos González Leiva ha conocido de cerca qué es la muerte. La ha experimentado en carne propia en ocasión de encontrarse confinado en una celda de la policía política en la prisión Pedernales, provincia de Holguín. Su encierro coincide con el recrudecimiento de la represión contra los hombres y mujeres que piden cambios democráticos en la Isla.



González Leiva, presidente de la Fundación Cubana de Derechos Humanos (FCDH) tiene 38 años. El 4 de marzo de 2002 fue encarcelado por la policía política cuando protestaba pacíficamente, junto a otros defensores de los derechos humanos y periodistas independientes frente al hospital provincial Antonio Luaces, en solidaridad con el reportero alternativo Jesús Álvarez Castillo, quien sufrió una golpiza por parte de agentes del ministerio del Interior (MININT), razón por la que se le abrió expediente en fase preparatoria a Juan Carlos, a los periodistas y a los activistas de derechos humanos.

Para Juan Carlos González Leiva la fiscalía provincial de Ciego de Ávila pidió seis años de prisión, por los supuestos delitos de desacato a la figura de Castro, desorden público, resistencia y desobediencia.

"Juan Carlos ya cumplió 22 meses de prisión", refiere su esposa Maritza Calderín Columbié, "y hasta el momento no se le ha celebrado juicio. En este período mi esposo ha padecido tratos crueles con peligros para su vida, inflingidos por los carceleros". El activista es probablemente el único prisionero de conciencia ciego del mundo. /

Calderín Columbié continúa explicando la situación de Juan Carlos: "Durante todo este tiempo mi esposo ha llevado a cabo una prolongada abstinencia de alimentos sólidos, por lo que ha adelgazado mucho, padece de hipertensión arterial y claustrofobia. Ha estado a punto de morir muchas veces".

Los cubanos internados en las cárceles bajo las categorías de prisioneros políticos, de conciencia, y comunes, han experimentado pruebas tan devastadoras y crueles para la dignidad humana, que sin lugar a dudas se confirma que las cárceles cubanas se han convertido en cementerios de hombres vivos. Miles de ellos, encarcelados aún o en liberad, sufren sus secuelas. Existe la duda sobre si podrán recuperarse en lo que les resta de vida.

Tratan de llevar a la desesperación a prisionero de conciencia

LA HABANA, 11 de diciembre (www.cubanet.org) - Maritza Calderín Columbié, esposa de Juan Carlos González, abogado ciego encarcelado en Holguín, y presidente de la Fundación Cubana de Derechos Humanos, expresó que las autoridades del panel están tratando a Juan Carlos con una total indiferencia, en lo que parece un cambio de estrategia para llevarlo a la desesperación y descontrolar su sistema nervioso, debido a la negativa del prisionero político a colaborar con sus carceleros.

"A Juan Carlos lo tienen en un abandono casi total. No lo atienden. Es como si no existiera. Su celda continúa sucia. Las paredes del baño, a pesar de estar azulejadas, son un verdadero asco. El pabellón conyugal lo mismo. La última vez que se nos permitió un encuentro matrimonial, el piso del pabellón estaba cubierto de una sustancia resbaladiza, ante la cual una empleada de limpieza mostró extrañeza y preocupación. No sabía qué era aquello ni por qué estaba en el piso. Acaso fue intencional, pero no lo podemos asegurar", expresó la licenciada Calderín.

Continuó denunciando la esposa de González Leiva: "En la última visita Juan Carlos me contó que al levantarse apenas podía caminar, como si hubiera sido drogado. Con frecuencia tiene una picazón terrible en todo el cuerpo. Hacía como tres meses que no lo sacaban a tomar sol. 'Te venimos a buscar para llevarte al patio a tomar el sol', le dicen, pero no iban, como si lo hubieran 'olvidado', lo mismo que 'olvidan' la limpieza de la celda, convencidos de cuánto repugna a Juan Carlos la suciedad. Pero nada de esto doblega la persistencia de sus ideas ni su cristiana paciencia y fe en Dios", concluyó la señora Calderín.

 

No habrá juicio en noviembre a detenidos de Ciego de Avila

LA HABANA, 12 de noviembre (www.cubanet.org) - Aunque el oficial Sagúo, director del penal Pedernales, provincia Hoguín, había comunicado a los familiares de Juan Carlos González Leiva que su juicio se efectuaría en el actual mes de noviembre, las autoridades dicen ahora que no habrá juicio porque no han podido cumplir la Instrucción 115 que regula el traslado del reo al lugar donde se efectuará la vista oral pública, informó Maritza Calderín Columbié, esposa de González.

"Las autoridades nos han dicho a los familiares y al doctor Isahim Valdivia, abogado de Juan Carlos, que lo del juicio va para largo", agregó la señora Calderín. "Me parece una ironía, una burla, una falta de respeto al abogado y a nosotros. En el año y medio que llevan presos mi esposo y los otros detenidos ha habido tiempo más que suficiente para crear las condiciones y realizar el juicio. Parece una forma de desestabilizarnos. Se debe recordar que este año, y en menos de quince días, se produjeron las detenciones, juicios sumarios y condenas de setenta y cinco opositores y periodistas independientes".

Explica también la profesora Calderín que cuando el abogado supo de la probabilidad del juicio, indagó en el tribunal de Ciego de Ávila -donde fue recibida la causa- y le respondieron que no tenían esa información, y que no habría juicio por ahora.

El abogado ciego Juan Carlos González Leiva y nueve miembros de la organización que dirige, la Fundación Cubana de Derechos Humanos, fueron encarcelados el 4 de marzo de 2001 en el hospital provincial de Ciego de Ávila, a donde concurrieron a interesarse por el estado de salud del periodista independiente Jesús Álvarez Castillo, atacado ese día en la vía pública por miembros de la policía política.

González Leiva pide a su esposa que retire a su abogado

LA HABANA, 12 de noviembre (www.cubanet.org) - Porque no confía en que pueda haber verdadera justicia, el prisionero de conciencia Juan Carlos González Leiva, detenido sin juicio hace más de año y medio, pidió a su esposa que, en señal de protesta por la secuencia de arbitrariedades en su caso, retire los servicios de su abogado, el licenciado Ishahim Valdivia. González Leiva se encuentra internado en una prisión de la provincia Holguín.

"Es esta la única voluntad de Juan Carlos que no podré acatar, aunque estoy en total acuerdo con su razonamiento", dijo la profesora Caldrín. "Mantendré al abogado porque es el único hilo legal que tenemos, ya que por su trabajo el doctor Valdivia tiene acceso a la documentación del tribunal, y es quien nos recomienda qué pasos legales debemos seguir. Le estamos muy agradecidos. En todo momento se ha comportado muy profesionalmente y sin miedo. Si no ha podido lograr progresos en el caso de Juan Carlos, es porque la justicia en Cuba anda coja".

La petición de Gonzáles a su esposa radica en que está convencido de que su caso está siendo manipulado por las autoridades, lo cual está relacionado con la carta pública que dirigió a la Fiscalía General Provincial de Holguín, con fecha 15 de setiembre de 2003, en la que denuncia los maltratos a que es sometido. Como respuesta a la carta, se personó en la prisión un fiscal para entrevistarlo, a quien González Leiva explicó los hechos. El fiscal tomó notas en presencia del director del penal, conocido como Sagúo.

"Cuando Juan Carlos hacía referencia a torturas físicas y mentales de que es objeto, Sagúo lo desmentía", dijo Calderín.

Concluida la entrevista, y mientras era conducido de nuevo a su celda, escuchó cómo Sagúo continuaba empecinado en desmentir a su prisionero, quizás para salvar responsabilidades. Pero al parecer, olvidando por un momento que los ciegos desarrollan extraordinariamente sus otros sentidos, Juan Carlos pudo escuchar al fiscal mientras se alejaba decirle a Sagúo: "No te preocupes; no cojas lucha. Este interrogatorio es sólo una formalidad".

Prisionero político ciego necesita atención médica especializada

LA HABANA, 15 de octubre (www.cubanet.org) - Los familiares de Juan Carlos González Leiva, prisionero político invidente, están preocupados porque hace dos meses la médica Idania Márquez, facultativa de la prisión Pedernales, del Departamento de Seguridad del Estado, en la provincia Holguín, detectó un ruido anormal en los pulmones del prisionero. González Leiva, hasta la fecha, no ha sido conducido a un centro médico especializado para ser atendido, según explica desde Ciego de Ávila Martiza Calderín, esposa de González.

"En dos meses no hemos podido contactar con Sergio, jefe del penal, ni con el mayor Carlos Urgüelles, los únicos que pueden autorizar la atención de Juan Carlos en un hospital. Ni siquiera la doctora Idania tiene esa facultad. En cada visita semanal, cuando pregunto por alguno de esos oficiales, o por ambos, la respuesta es que están reunidos o fuera de la prisión. Es realmente preocupante", señaló Calderín.

La esposa de Juan Carlos González dijo que la celda de su esposo no se limpia desde hace dos meses, y la arenilla depositada en el piso parece la de una playa. El inodoro difícilmente se le puede denominar servicio sanitario. "He llevado frazada de limpiar piso, trapeador, escoba, pero Juan Carlos, por ser ciego, no se puede ocupar de esta labor de limpieza", continúa la señora Calderín. "Igual suciedad veo en el pabellón matrimonial, y además, la luz eléctrica, después que la apago, ya no se puede encender. No sé si lo hacen a propósito o se trata de algún defecto, pero, si es así, ¿por qué no lo arreglan?"

La profesora Calderín terminó diciendo: "Al principio la celda de Juan Carlos parecía un hotel de primera. Fue cuando se creyó que el ex presidente Jimmy Carter lo visitaría. Después el deterioro ha llegado a estos extremos. Otro asunto es el de los 'lazarillos' impuestos a Juan Carlos. En vez de socorrerlo y ocuparse de la limpieza, han sido una ofensiva molestia permanente, por lo que creemos que se los han puesto precisamente con ese propósito".

 
Impiden a invidente encarcelado tomar aire y sol

LA HABANA, 9 de octubre (www.cubanet.org) - Las autoridades carcelarias no están sacando al patio al abogado ciego Juan Carlos González Leyva, presidente de la Fundación Cubana de Derechos Humanos, que se encuentra recluido en el centro de detenciones del Departamento de Seguridad del Estado de Pedernales, provincia de Holguín, informó su esposa, Maritza Calderín Columbié.

"Parece ser una represalia por el 'rebote' de la denuncia pública que hice por Radio Martí hace unos días acerca de que continuaban empleando contra Juan Carlos sustancias químicas -en forma de humo- y le ponían obstáculos a su paso para que cayera: sillas, piedras, cualquier objeto", expresó Calderín.

Sobre la acción última referida, la esposa de Juan Carlos González Leiva quiere recordar que en Levitico 19,14, de Leyes de Santidad y Justicia, tercer libro de la Biblia, Antiguo Testamento, se expresa: "No maldecirás al sordo y delante del ciego no pondrás tropiezos".

Declaración de Juan Carlos González Leiva

Declaración del activista ciego encarcelado Juan Carlos González Leiva en respuesta a la acusación presentada en su contra, la de sus compañeros Lázaro Iglesias Estrada, Enrique y Antonio Marcelino García Morejón, Delio Laureano Requejo Rodríguez, Virgilio Mantilla Arango, Odalmis Hernández Márquez y Ana Peláez García y los periodistas independientes Léxter Téllez Castro y Carlos Brizuela Yera.

15 de septiembre del 2002

Unidad de Operaciones de La Seguridad del Estado. Holguín, Cuba.

A la comunidad internacional, Congreso y Presidente de Estados Unidos, Comunidad Europea, organizaciones de derechos humanos e iglesias y medios de prensa

Soy un abogado invidente y presidente de La Fundación Cubana de Derechos Humanos (FDCH) en prisión. Fuí elegido presidente de dicha organización en su segundo congreso llevado a cabo el 9 de febrero del 2002.

Que la paz de nuestro Señor Jesucristo sea con todos Uds. y les dé una seguridad llena de paz, felicidad, prosperidad y éxito en la batalla común contra el terrorismo.

Después de varios meses en prisión acaba de llegar la petición fiscal, acusándonos a mí y a mis 9 hermanos a más de cinco delitos. La gran verdad es que esta petición fiscal es una mentira desde principio a fin, revestida con elementos verdaderos. El instructor que me atiende, el Mayor de La Seguridad, Carlos Urgellés, me dijo que esto es un ajuste de cuentas. Esto pasa porque aquí en mi país no hay un estado de derecho. Todos nosotros estamos desamparados, no tenemos defensa. Por eso quiero que Uds. sean mi corte y hagan mi juicio, nuestro juicio: un juicio moral. Quiero a continuación decir algo acerca del documento en cuestión.

Primero: Esta petición fiscal desconoce el hecho de que yo soy ciego, con la evidente intención de hacerme culpable de "desacato" ya que yo no podía ver al policía uniformado. Y este, en ningún momento, se identificó ante mí como tal.

Segundo: Esta petición fiscal comienza con los hechos en el hospital y no hace mención de que a Jesús Alvarez Castillo le fué lesionada la cervical por un policía torciendo así la realidad. De la misma manera desconoce que mi casa estaba rodeada por un operativo policial. En ningún momento Jesús Alvarez Castillo ofreció resistencia a la policía.

Tercero: Con marcada mala intención, el documento sostiene que nosotros tuvimos la intención de parar las actividades del hospital, cuando realmente fuimos allí preocupados por el periodista que habia sido mal herido. El mismo documento lo reconoce cuando dice que rodeamos a Alvarez Castillo pidiendo asistencia médical. Lo encontramos abandonado, solo en un pasillo, sentado en una silla de rueda con un fuerte dolor de cabeza, llorando y vomitando. Esto provocó en mí profundo dolor y pedí a los otros que protestáramos, y solo gritamos ¡Viva Cristo Rey! ¡Vivan los derechos humanos! ¡Abajo Fidel! En ningún momento ninguno de nosotros trató de dañar a ninguna persona ni al local. La multitud que nos rodeó gritando contra nosotros fué reunida por la Seguridad del Estado. Aún enfermos fueron levantados de sus camas para enfrentarnos. Ninguna autoridad tuvo que llamar a la fuerza pública porque, cuando nosotros llegamos al hospital, las fuerzas de la Seguridad del Estado estaban allí esperándonos. Había allí un operativo policial. Un médico nos pidió irnos con Alvarez

Castillo pero yo le dije que lo haríamos si el nos daba la certeza de que no le pasaría nada y se responsabilizaba con ello, dándonos un certificado. Se negó hacerlo. Nos pidió que nos fuéramos hacia otro pasillo del hospital y aceptamos y ellos nos empujaron hacia allí. En ese lugar la policía política comenzó a cerrar las ventanas y sacó todas las personas: médicos, enfermeras, pacientes, todos y, de repente, arremetieron a golpes contra nosotros. Nos arrastraron hacia afuera. Al llegar allí, a mí me tiraron contra el pavimento. Traté de aferrarme a las ruedas del auto donde trataban de introducirme a patadas para eludir de esa manera los golpes que se llovían sobre mí. Me golpeaban por todas partes, incluyendo mis genitales, las costillas, todo. Ya en el carro, el oficial Amaury Gómez, visto por testigos, me golpeó en la cabeza con el cabo de una pistola provocándome una herida de cinco puntos.

Llevo, junto a mis otros 9 hermanos, más de 6 meses en prisión. Aquí se me ha torturado psiquicamente, sin contar los daños físicos que he recibido. La prisión me ha enfermado de claustrofobia y, debido a una pastilla que me dió una psiquiatra del MININT que me hizo perder el conocimiento, he quedado desde ese día con un fuerte dolor en el pecho que me hace vivir a base de calmante. También, para la clautrofobia, tengo que tomar pastillas para los nervios. Presento, además, otros problemas de salud y, mi ojo derecho, debido al golpe, me duele muy fuerte y casi constantemente.

Por todo lo antes expuesto, podrán Uds. apreciar que, en Cuba, no se repetan los derechos humanos y que el Presidente Fidel Castro hizo caso omiso a las palabras del Señor Presidente Jimmy Carter. Por eso le pido a Uds. ser nuestra corte, ser mi corte.

En un registro practicado en mi casa, el 8 de marzo, cuatro días después de mi detención, me llevaron todos los documentos de la ONG que presido y, con ellos, los acuerdos del 2do Congreso donde fuí elegido democraticamente. En dichos acuerdos, cerca de 10 organizaciones de 9 provincias presentes, pedíamos el no levantamiento del embargo, pues eso es oxígeno para la criminal tiranía y la continuación de la miseria del pueblo. No fué mi petición personal sino, la de todos allí presentes. Sé que decir esto me pone aún en mayor peligro de ser dañado hasta morir. Pero amo a Cuba y quiero ayudar a salvarla.

Gracias infinita. Que Dios les bendiga. También a mi Patria, América y el Mundo.

Con agradecimiento y respeto,

Juan Carlos González Leiva

(Abogado invidente, preso en las prisiones de Cuba)

Les adjunto mi declaración y la petición fiscal.

PETICION FISCAL / Tribunal Municipal Popular de Ciego de Avila, Cuba

Petición fiscal contra el activista ciego Juan Carlos González Leiva, sus compañeros Lázaro Iglesias Estrada, Enrique y Antonio Marcelino García Morejón, Delio Laureano Requejo Rodríguez, Virgilio Mantilla Arango, Odalmis Hernández Márquez y Ana Peláez García y los periodistas independientes Léxter Téllez Castro y Carlos Brizuela Yera.

A LA SECCION DE LO PENAL DEL TRIBUNAL MUNICIPAL POPULAR DE CIEGO DE AVILA

EL FISCAL DICE: Que de conformidad con lo establecido en el Artículo 278 de la ley de Procedimiento Penal, y estimando completas las diligencias del Expediente de Fase Preparatoria Número 28 de 2002 del Organo Provincial de Procesamiento Penal de Ciego de Avila, seguido por los delitos de DESORDEN PUBLICO, DESACATO, RESISTENCIA Y DESOBEDIENCIA, lo presenta e interesa que resuelva de acuerdo con las peticiones que a continuación se formulan:

a. Tener por acusados a: JUAN CARLOS GONZALEZ LEYVA, LAZARO IGLESIAS ESTRADA, LEXTER TELLEZ CASTRO, CARLOS BRIZUELA YERA, ENRIQUE Y ANTONIO MARCELINO GARCIA MOREJON, DELIO LAUREANO REQUEJO RODRIGUEZ, VIRGILIO MANTILLA ARANGO asegurados con la medida cautelar de Prisión Provicional y a ODALMIS HERNANDEZ MARQUEZ y ANA PELAEZ GARCIA aseguradas con la medida cautelar de Obligación Contraída en Acta.

  1. Abrir la causa a juicio Oral, a cuyo efecto formula las siguientes:

CONCLUSIONES PROVISIONALES

PRIMERA: Que siendo aproximadamente las doce meridiano del cuatro de marzo de dos mil dos, los acusados JUAN CARLOS GONZALEZ LEYVA, LAZARO IGLESIAS ESTRADA, LEXTER TELLEZ CASTRO, CARLOS BRIZUELA YERA, ENRIQUE Y ANTONIO MARCELINO GARCIA MOREJON, DELIO LAUREANO RESQUEJO RODRIGUEZ, VIRGILIO MANTILLA ARANGO, ODALMIS HERNANDEZ MARQUEZ Y ANA PELAEZ GARCIA, puestos de común acuerdo y convocados por GONZALEZ LEYVA se personaron en el Cuerpo de Guardia del Hospital Provincial "Antonio Luaces Iraola" de esta ciudad de Ciego de Avila, provincia de igual nombre, al conocer a través del acusado TELLEZ CASTRO que el ciudadano JESUS ALVAREZ DEL CASTILLO había concurrido al referido centro a fin de recibir asistencia médica por resultar lesionado en la cervical luego de ser detenido y conducido por agentes del orden en compañía de TELLEZ CASTRO a la Primera Unidad de la Policía en ocasión de realizarse un operativo policial Cuerpo de Guardia, lugar al que llegaron los acusados encadenados por los brazos, se dirigieron al área frente al local de Rayos X donde se encontraba sentado en una silla de ruedas el ciudadano ALVAREZ DEL CASTILLO quien ya habia sido atendido y permanecía en espera de la radiografía que previamente se le indicara, no obstante, los acusados entrelazados y con la evidente intención de perturbar el normal funcionamiento de esta área del servicio al público, se situaron alrededor de dicho paciente y conminados por GONZALEZ LEYVA comenzaron a solicitar a gritos asistencia médica para su compañero, al mismo tiempo que lanzaban consignas contrarevolucionarias y frases ofensivas a la figura del Comandante en Jefe, tales como ¡Abajo Fidel! ¡Abajo la dictadura! ¡Fidel esbirro, asesino entre otras, las que repetían continuamente y en alta voz. Así mismo se sentaron en el piso, primeramente frente a la consulta de Cirugía, obstruyendo el acceso por el pasillo y después se instalaron hacia el frente de la Sala de Observaciones, obstaculizando el acceso a dicho local, no obstante haber sido persuadidos por varios médicos y por el Agente Jorge Aguila Concepción en su condición de Oficial de Carpeta de dicho centro asistencial quien debidamente uniformado e identificado los conminó a que se retiraran y al preguntarle al acusado GONZALEZ LEYVA el motivo del incidente, este le respondió que los policías eran unos asesinos y, secundado por el resto de los acusados, continuaron ofendiendo al agente manifestando en alta voz: "asesino, esbirro de Castro", entre otras frases y consignas, haciendo caso omiso del requerimiento de aquel que se vió obligado a solicitar apoyo permaneciendo los acusados en el recinto hospitalario por espacio aproximadamente de dos horas por lo que entorpecieron con su actuar los servicios de Rayos X, Electrocardiograma, Laboratorio Clínico y las Consultas de Cirugía, Ortopedia y Ginecología, toda vez que se aglomeró en toda esta área un numeroso grupo de personas repudiando el comportamiento de estos, hasta que acudieron varios miembros del Ministerio del Interior que procedieron a la detención de los mismos quienes insistían en permanecer en el lugar y para evitar ser conducidos comenzaron a forcejear con los agentes por lo que fué necesario utilizar la fuerza y sacarlos cargados del referido lugar.

Acusado JUAN CARLOS GONZALEZ LEYVA de treinta y siete años de edad, carné de identidad número seis, cinco, cero, tres, cero, cinco cero, nueve, uno, dos, seis, natural de Ciego de Avila, hijo de Augusto y Carmen de estado civil casado, nivel escolar universitario, pensionado y vecino de Calle Honorato del Castillo número ciento cincuenta y cuatro entre República y Cuba, no se encuentra integrado a las organizaciones de masas ni realiza ninguna actividad socialmente útil. No le constan antecedentes penales.

Acusado LEXTER TELLEZ CASTRO de veintisiete años de edad, carné de identidad número siete, cinco, cero, dos, dos, ocho, tres, cuatro, uno, cuatro, uno, natural de Ciego de Avila, hijo de Nelson Gabino y Hildeliza de estado civil soltero con duodécimo grado de escolaridad, sin vínculo laboral y vecino de Calle Eduardo Mármol, número ciento treinta y dos, entre Maceo y Simón Reyes, Ciego de Avila, ejecutoriamente sancionado a sies años de privación de libertad en la causa ciento uno del noventa y cuatro del Tribunal Provincial de Ciego de Avila por el delito de Robo con Fuerza que comete a la edad de dieciocho años, siendo juzgado posteriormente en la causa seiscientos ochenta y cuatro del propio año en el Tribunal Municipal de Ciego de Avila por el delito de Evasión a nueve meses de privación de libertad y encontrándose en libertad condicional fué procesado y profilactado por intento de Salida Ilegal del Territorio Nacional.

Acusado ENRIQUE GARCIA MOREJON de veintinueve años de edad, con carné de identidad número siete, tres, cero cinco, dos, nueve, cero, seis, dos,cero, cinco, natural de Vertiente hijo de Marcelino y Teresa de estado civil soltero, con duodécimo grado de escolaridad, desvinculado laboralmente y vecino de Calle B número dieciocho, entre once y doce, Reparto La Cubana, Municipio Vertientes, ha estado vinculado a centros laborales de forma intermitente, relacionándose con elementos antisociales. Fué ejecutoriamente sancionado en la causa ciento cincuenta y tres de mil novecientos noventa y tres del Tribunal Municipal de Vertientes por el delito de Robo con Fuerza a tres meses de privación de libertad y en la número dos de mil novecientos noventa y seis del Tribunal Provincial Popular de Camaguey por el delito de Propaganda Enemiga a cuatro años de privación de libertad.

Acusado ANTONIO MARCELINO GARCIA MOREJON de treinta y un años de edad, con carné de indentidad número siete, cero, uno uno, uno, uno, uno, ocho, cinco, dos, cero, natural de Vertientes, hijo de Marcelino y Teresa, soltero con noveno grado de escolaridad sin vínculo laboral y vecino de Calle tres número dieciocho, entre once y doce, Reparto La Cubana, Municipio Vertientes. Al culminar sus estudios no se integró al trabajo. Sus relaciones son con elementos antisociales y negociantes. Fué ejecutoriamente sancionado en las causas doscientos cincuenta y tres de mil novecientos ochenta y nueve del Tribunal Municipal de Vertientes por el delito de Hurto a cinco meses de privación de libertad, setenta y cuatro de mil novecientos noventa y dos del Tribunal Municipal de Matanzas por el delito de Salida Ilegal del Territorio Nacional imponiéndosele una sanción pecuniaria y en la doce de mil novecientos noventa y cinco del Tribunal Municipal de Vertientes por un delito de Desacato a tres meses de privación de libertad.

Acusado VIRGILIO MANTILLA ARANGO de treinta dos años de edad con carné de identidad número siete, uno, uno, cero, uno, cuatro, dos, ocho, ocho, ocho, tres, natural de Florida, hijo de padre desconocido y de Luisa, de estado civil casado, con noveno grado de escolaridad, desocupado y vecino de Calle treinta y cinco número trescientos veintidos entre veintiocho y treinta y dos, Florida, Camaguey. No realiza ninguna actividad socialmente útil y fué ejecutoriamente sancionado en las causas novecientos noventa de mil novecientos ochenta y ocho del Tribunal Provincial Popular de Guantánamo a nueve meses de privación de libertad por Atentado, ciento setenta y uno de mil novecientos noventa y uno y ciento setenta y dos de mil novecientos noventa y uno del Tribunal Municipal Popular Carlos Manuel de Céspedes por Desorden Público. Sanción Unica Conjunta un año, seis meses de privación de libertad, trescientos treinta y siete de mil novecientos noventa y tres del Tribunal Militar de Guarnición por Atentado, Desacato, Desórdenes Públicos, Instigación a Delinquir y Daños a cuatro años de privación de libertad.

Acusado CARLOS BRIZUELA YERA, de veintinueve años de edad, carné de indentidad número siete, dos, sies, seis, uno, dos, cero, siete, tres, dos, seis, natural de Camaguey, hijo de Tomás y Minerva de estado civil soltero, con duodécimo grado de escolaridad, desocupado y vecino de Calle tres, número tres entre dos y Final, Céspedes, Camaguey, no se encuentra vinculado a ninguna actividad socialmente útil y fué ejecutoriamente sancionado en la causa doscientos sesenta y uno del dos mil del Tribunal

Acusado DELIO LAUREANO REQUEJO RODRIGUEZ de sesenta y tres años de edad, carné de identidad número tres, ocho, cero, siete, cero,cuatro, cero, tres, seis, seis, cuatro, natural de Morón, hijo de José y Dolores de estado civil casado, con onceno grado de escolaridad, de ocupación pequeño agricultor y vecino de Calle diecisiete número ciento uno entre cuatro y seis, Céspedes Camaguey, no se encuentra vinculado a las organizaciones de masas, y a pesar de dedicarse al cultivo de varios productos fundamentalmente arroz, no aporta nada al Estado. No le constan antecedentes penales.

Acusado LAZARO IGLESIAS ESTRADA de treinta y cinco años de edad, carné de identidad número seis, seis, uno, uno, uno, siete, cero, cinco, cero, seis, cuatro, natural de Florida, hijo de Angel y Celia María, de estado civil casado, con noveno grado de escolaridad, trabajador por cuenta propia y vecino de Gustavo Villena número cuatrocientos catorce, Florida, Camaguey, no está integrado a los Comités de Defensa de la Revolución. No le constan antecedentes penales.

Acusada ANA PELAEZ GARCIA de treinta y cuatro años de edad, carné de identidad número seis, siete, cero, siete, dos, cuatro, cero, ocho, cero, siete, siete, natural de Florida, hija de Gilve e Isabel, de estado civil soltera, con duodécimo grado de escolaridad, ama de casa y vecina de Calle Segunda número diez. Reparto Curva de Herrera, Florida, Camaguey, esta integrada a las organizaciones de masas y participa en sus actividades. No le constan antecedentes penales.

Acusada ODALMIS HERNANDEZ MARQUEZ, de treinta y dos años de edad, carné de identidad número siete, cero, uno, cero, dos, nueve, cero, siete, cinco, cinco, seis, natural de Florida, hija de Carlos y Caridad, de estado civil casada, con duodécimo grado de escolaridad, ama de casa y vecina de Calle Gustavo Villena número cuatrocientos catorce, Florida, Camaguey, no participa en las actividades cederistas y no le constan antecedentes penales.

SEGUNDA: Estos hechos son constitutivos de los delitos de DESORDEN PUBLICO, DESACATO, RESISTENCIA y DESOBEDIENCIA previstos y sancionados en los artículos 201-1-2, 144-1-2, 143-1 Y 147-1, respectivamente, todos del Código Penal vigente.

TERCERA: Son responsables en concepto de autores al haber ejecutado los hechos por si mismos, en virtud de lo preceptuado en artículo 18-1-2 a) del Código Penal, de los delitos de DESORDEN PUBLICO, DESOBEDIENCIA, RESISTENCIA y dos delitos de DESACATO, uno de la fígura básica y otro de la modalidad agravada los acusados

JUAN CARLOS GONZALEZ LEYVA, LEXTER TELLEZ CASTRO, ENRIQUE GARCIA MOREJON, ANTONIO MARCELINO GARCIA MOREJON, VIRGILIO MANTILLA ARANGO, CARLOS BRISUELA YERA, DELIO LAUREANO REQUEJO RODRIGUEZ, LAZARO IGLESIAS ESTRADA, ANA PELAEZ GARCIA y ODALMIS HERNANDEZ MARQUEZ.

CUARTA: Concurre respecto a los acusados LEXTER TELLEZ CASTRO, ENRIQUE y ANTONIO MARCELINO GARCIA MOREJON la circumstancia adecuativa del artículo 55-2-3-ch, la del 55-2-3-b en cuanto al acusado VIRGILIO

MANTILLA ARANGO y el 55-1-b respecto al acusado CARLOS BRISUELA YERA. Concurre además la Regla Especial de Adecuación prevista en el artículo 17-2 en cuanto al acusado DELIO LAUREANO RESQUEJO RODRIGUEZ

QUINTA: La sanción que debe imponerse a los acusados es la de TRES AÑOS DE PRIVACION DE LIBERTAD por el delito de Desorden Público, UN AÑO DE PRIVACION DE LIBERTAD por cada uno de los delitos de Resistencia y Desobediencia. DOS AÑOS DE PRIVACION DE LIBERTAD por el delito de Desacato del 144-2, UN AÑO DE PRIVACION DE LIBERTAD por el delito de Desacato del 144-1 y como SANCION UNICA CONJUNTA SEIS AÑOS DE PRIVACION DE LIBERTAD para JUAN CARLOS GONZALEZ LEYVA, LESTER TELLEZ CASTRO, ENRIQUE Y ANTONIO MARCELINO GARCIA MOREJON.

A VIRGILIO MANTILLA ARANGO, CUATRO AÑOS DE PRIVACION DE LIBERTAD por el delito de Desorden Público, UN AÑO DE PRIVACION DE LIBERTAD por cada uno de los delitos de Resistencia y Desobediencia. DOS AÑOS DE PRIVACION DE LIBERTAD por el delito de Desacato del apartado 2 y UN AÑO DE PRIVACION DE LIBERTAD POR EL DELITO DE DESACATO del apartado 1 y como SANCION UNICA CONJUNTA SIETE AÑOS DE PRIVACION DE LIBERTAD.

A CARLOS BRISUELA YERA, TRES AÑOS DE PRIVACION DE LIBERTAD por el delito de Desorden Publico, NUEVE MESES DE PRIVACION DE LIBERTAD por cada uno de los delitos de Resistencia y Desobediencia, UN AÑO DE PRIVACION DE LIBERTAD POR EL DELITO DE DESACATO AGRAVADO Y NUEVE MESES DE PRIVACION DE LIBERTAD OR EL DE LA FIGURA BASICA y como SANCION UNICA CONJUNTA CINCO AÑOS DE PRIVACION DE LIBERTAD.

A LAZARO IGLESIAS ESTRADA, TRES AÑOS DE PRIVACION DE LIBERTAD por el delito de Desorden Público, SEIS MESES DE PRIVACION DE LIBERTAD por cada uno de los delitos de Resistencia y Desobediencia, UN AÑO DE PRIVACION DE LIBERTAD POR EL DELITO DE DESACATO DE LA MODALIDAD AGRAVADA, SEIS MESES DE PRIVACION DE LIBERTAD POR EL DELITO DE DESACATO DE LA FIGURA BASICA y como SANCION UNICA CONJUNTA CUATRO AÑOS, SEIS MESES DE PRIVACION DE LIBERTAD.

A DELIO LAUREANO REQUEJO RODRIGUEZ, UN AÑO DE PRIVACION DE LIBERTAD por el delito de Desorden Público, CUATRO MESES DE PRIVACION DE LIBERTAD por cada uno de los delitos de Resistencia y Desobediencia, UN AÑO DE PRIVACION DE LIBERTAD por el delito de desacato agravado y CUATRO MESES DE PRIVACION DE LIBERTAD por el otro delito de Desacato y como SANCION UNICA CONJUNTA DOS AÑOS, OCHO MESES DE PRIVACION DE LIBERTAD.

A ANA PELAEZ GARCIA y ODALMIS HERNANDEZ MARQUEZ, DOS AÑOS DE PRIVACION DE LIBERTAD por el delito de Desorden Público. SEIS MESES DE PRIVACION DE LIBERTAD por cada uno de los delitos de Resistencia y Desobediencia UN AÑO DE PRIVACION DE LIBERTAD por el delito de Desacato del 144.2 y SEIS MESES DE PRIVACION DE LIBERTAD por el delito de Desacato del artículo 144.1 y como SANCION UNICA CONJUNTA CUATRO AÑOS DE PRIVACION DE LIBERTAD que deberán subsidiarse en ambos casos por TRABAJO CORRECCIONAL SIN INTERNAMIENTO por igual período en virtud de los previsto en artículo 33.1 del Código Penal.

A todos los acusados deberá además imponérsele la sanción accesoria prevista en el artículo 37.1 y 2 del propio texto legal.

RESPONSABILIDAD CIVIL: No se hacen pronunciamientos por no ser exigible.

OTROSI 1: Las pruebas de las que intenta valerse el Fiscal son las que se relacionan en los apartados A,B,C que siguen:

  1. Declaración de los acusados si a ello accedieren
  • Documental de la siguientes Fojas del expediente

F-5 Testimonio manuscrito del Dr. José Candelario Alvarez

sobre el resultado del examen médico realizado al ciudadano Jesús Alvarez Castillo.

F-7 Testimonio manuscrito de la Dra. Nilvia Herrera refiriendo las

limitaciones que presentó en la atención de una paciente embarazada como consecuencia de estos hechos.

F-113 Certificación de edad del acusado Delio Laureano Rodríguez para acreditar que el mismo es mayor de 60 años.

F-166, 168, 169 y 170 Certificaciones positivas de antecedentes penales de los acusados Antonio Marcelino y Enrique García Morejón. Carlos Brisuela Yera y Virgilio Mantilla Arango.

F-176 Certifico del Registrador del Estado Civil de Ciego de Avila acreditativo de que Lexter Castro Campos y Lexter Tellez Castro son las mismas personas.

F-179 y 180 Certificaciones de sentencias a nombre de Lexter Castro

Publicado por valerosos @ 19:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios