S?bado, 28 de marzo de 2009
27-03-2009

Estimados amigos, compatriotas

Después de tanto luchar, por fin mamita murió y me quedé sin darle ese beso que tanto ella pidió. Pero aún está allí, la entierran mañana.

Necesito que la acompañen en su funeral, y en mi nombre propio, una representación de la disidencia interna, con una bandera cubana. Les aseguro, que con eso, me habré sentido como su estuviera yo. Pero además, les pido a todos los medios que se escuchan en Cuba, que hagan un llamado a la población de ir masivamente como protesta. Que el funeral de ella termine siendo un levantamiento popular. Por favor. Yo lo pido, yo lo autorizo. Ella lo quiere.

Yo les pido a todos los cubanos que tengan la suerte de estar en estos momentos en la isla, militantes de la disidencia y de los derechos humanos, a los no militantes, y a todo el que desee y pueda llegar a Mayarí, Holguín, que vayan a darle un beso por mí. Si parece un acto de protesta, pues bienvenido sea. Si es allí donde ella está sufriendo el daño que le hizo Fidel al no permitirle ver a su hijo por última vez.

Les hago un llamado a todos los medios que se escuchan en Cuba, para que hagan un llamado a que el funeral de mi viejita se llene de todos los que quieran ir, que de forma espontánea llegue una masa grande de gente, pues así el régimen no podrá hacer nada.

Esta madrugada ha muerto mi mamita, Leoncia Rodríguez, la madre gloriosa que trajo a este mundo a un patriota que va a dedicar cada segundo de su vida a luchar por la libertad de nuestro esclavizado pueblo cubano.

Como ya saben por las noticias, Fidel Castro me hizo caer en su plan macabro, pues la semana pasada me dio todos los permisos para ir a verla, y cuando llegué a la Habana se burlaron de mí prohibiéndome la entrada y deportándome sin poder ver a nadie.

A partir de ahí comenzó una campaña internacional para que me permitieran volver a ir y entrar a darle el último beso a mi madre. Ella luchó por esperarme, pero no aguantó más y murió esta mañana.

Bueno, ya es imposible que yo llegue ni a su funeral. Pero desde hoy hasta mañana la lucha es otra. Yo quiero que sí llegue a verla una representación de la disidencia interna en la isla. Yo les pido a todos los cubanos, que vayan al funeral de mi mamá a acompañarla, pero a la vez que sirva como un acto de protesta ante las atrocidades del régimen.

Es tanto el dolor que no me salen lágrimas, pero es mejor así, porque la patria me necesita bien lúcido. Además, les cuento algo, y en esto sí Fidel se equivocó cuando pensó dejarme huérfano. Ella no era única madre, porque ahora me quedan las madres de todos los patriotas cubanos que luchan dentro y fuera de Cuba, y así me lo han hecho saber muchas en los mensajes que me llegan.

Sólo les pido algo. Mi viejita y yo tenemos un deseo, algo que nos ayudará a calmar la impotencia de no poder estar junto a ella en esta hora.

Y si puede ir la prensa extranjera acreditada en Cuba, mi madre ser irá contenta por haberle mostrado al mundo las atrocidades que sufre el único pueblo constitucionalmente esclavo. Se irá gloriosa de representar para el mundo una prueba más de los tantos sufrimientos que Fidel Castro trajo a todas las familias cubanas.

Por favor, háganle saber mis deseos a todos los patriotas dentro de la isla. A ella acaba de morir en el pueblo de Cajimaya, Mayarí. Holguín.

Muchas gracias, y seguimos en la contienda. Esta batalla continúa, porque ahora seguiré reclamando el derecho de besarla en su tumba.

Héctor Manuel Ramírez Rodríguez





21 de Enero del 2009

Palabras de la madre de Héctor Ramírez pidiendo verlo antes de morir en Cuba.

Comentario:

Estimado compatriota me uno a vuestro dolor, como comienzan a unirse en favor de una Cuba Libre, los millones de exiliados cubanos que claman justicia, besarás a vuestra madre en su tumba, más que una promesa será un hecho.

Señora descanse en Paz.




EXPULSAN DE LA ADUANA CUBANA, al escritor y disidente cubano Héctor Ramírez, quien había viajado a la isla con urgencia ante la eminente muerte de su madre, producto de un fulminante cáncer de pulmón que le fue detectado hace un año y ya no tiene solución.

La anciana, de 75 años, fue enviada a morir a su casa, donde permanece postrada en una cama, en estado de coma sin reconocer a nadie. Sin embargo, las pocas veces que ha recuperado la conciencia, sólo recuerda a su único hijo ausente, ayudada por una foto  del mismo que la acompaña en su lecho de muerte.

En el 2005 Fidel Castro le había quitado la residencia a Héctor por la publicación de su libro “Cuba, un pueblo esclavizado”. Sin embargo, esta vez el dictador fue más cruel en su nueva oportunidad de venganza, y le entregó pasaporte y visa cubana para hacerle creer que podía ver a su mamá antes de morir.

El plan era hacerlo gastar dinero, viajar por gusto, y sufrir la decepción.

Héctor llegó a la Habana el pasado 18 de marzo a las 11:30 de la noche, y fue detenido y deportado antes de pasar los controles aduaneros. Según él, “lo que más me duele no son las tantas horas de viaje, ni el dinero perdido, ni que mi hija estuviera allí llorando inútilmente toda la noche para poder abrazarme aunque fuera un segundo;  pues lo que más me duele es mi madre, que en su estado moribundo ya sabía que estaba a punto de verme”

Documentos de viaje donde se muestra que el Gobierno de Cuba autorizaba legalmente, la entrada de Héctor Ramírez a Cuba, permiso que luego denegó una vez, que este ciudadano cubano se encontraba en el aeropuerto José Martí de la Habana en Cuba.

Visualizar documentos en el siguiente enlace web:

http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=8588


Publicado por valerosos @ 1:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios