S?bado, 11 de abril de 2009

 Versión para Imprimir

Se suicida Comandante de la revolución cubana

Richard Roselló

1 de abril de 2009

La Habana – www.PayoLibre.com – Carlos Figueredo Rosales, Comandante de la revolución y miembro del Directorio Revolucionario que asaltó el Palacio Presidencial y la emisora Radio Reloj en La Habana, fue sepultado el pasado jueves 26 de marzo al suicidarse de un disparo, en su residencia en la capital, a los 72 años, según fuentes anónimas.

Para sus compañeros de guerra “el Chino Figueredo”, como llamaban, “era un hombre poco común”.

Dos medallas por valentía. Fundador de Tropas Guarda Fronteras y Ministerio del Interior. A los 14 años, siendo un estudiante del Instituto de La Habana tuvo participación en huelgas estudiantiles contra el dictador Fulgencio Batista. Fue llamado por el Directorio Revolucionario Estudiantil (DRE) bajo la dirección de Faure Chomón, Fructuoso Rodríguez y el líder universitario José Antonio Echevarria a cumplir varias misiones. Rosales será uno de los integrantes del comando que quiso ajusticiar al Jefe del Ejército de Batista, General Tabernilla pero se frustró el hecho.

Junto a un grupo del Directorio ataca sorpresivamente la estación Radio Reloj, el 13 de marzo de 1957. Otros atacaran el Palacio Presidencial para ejecutar, en su oficina, a Fulgencio Batista. El intento es frustrado.

A la salida de Radio Reloj, es perseguido y “el Chino”, que conduce el vehiculo donde viajaba José Antonio Echevarria, al doblar una de las esquinas de La Universidad se impacta con una patrulla de policía, siendo el primero en abrir fuego. En el encuentro es alcanzado por los proyectiles logrando escapar mientras Echevarria es ultimado a balazos. En acción de riesgo mueren muchos de sus compañeros y lo obliga a exiliarse en la embajada de Costa Rica.

En Centro América y en Estados Unidos apoya con armas y logísticas al Movimiento 26 de Julio en la Sierra Maestra, dirigido por Fidel Castro y allí se incorpora asumiendo misiones que le otorgan el grado historio de Comandante por sus acciones.

Al triunfo revolucionario de 1959 pasa estudios en el exterior y ocupa la dirección de Prevención y Extinción de Incendio en Cuba.

En la Universidad hace las licenciaturas de Ciencias Sociales y Sociología llegando al grado de Coronel. Incursiona en la literatura y escribe cinco libros de poesía, uno de ellos con premio en el exterior.

Para los que lo conocieron “fue un hombre común, bonachero, desinteresado y padre cariñoso de cinco hijos”. Dos de ellos, sobrinos del General Abrantes, ex Ministro del Interior que muere en circunstancia no claras en una prisión de Cuba, tras ser detenido y defenestrado del cargo.

Figueredo siempre estuvo rodeado de amigos. Entre ellos los gemelos La Guardia y el escritor exiliado Norberto Fuentes.

El Comandante era sepultado a los 50 años de la creación de los órganos de la Seguridad del Estado del que fue miembro y fundador.

A su entierro en el Cementerio Colón de La Habana asistió la esposa, hijos, familiares, el Presidente de la Asamblea Nacional Ricardo Alarcón de Quezada, Chomón, algunos amigos y miembros del Directorio y de la Sierra Maestra. Despidió el duelo Julio García Olivera, ex asaltante a Palacio.

Para otros, Figueredo “fue un personaje irrelevante del proceso de la revolución que tuvo un entierro irrelevante”.


Publicado por valerosos @ 4:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios