S?bado, 16 de enero de 2010
Versión para Imprimir
El bolívar fuerte cae ante el dólar
Pablo Alfonso

(Martí Noticias) - La nueva moneda venezolana que comenzó a circular hace casi dos años bajo el nombre de "bolivar fuerte" ha demostrado que, después de todo, no es tan fuerte. En el 2008, mil bolívares tradicionales se convirtieron en un bolívar fuerte, en un intento de manejar la inflación y poner orden a las finanzas internas del país.

Sin embargo, el pasado viernes el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció una devaluación del bolívar fuerte (BsF) frente al dólar estadounidense, que ha provocado amplias repercusiones sobre el futuro inmediato de la economía venezolana. La nueva paridad monetaria establece dos tipos de cambios. El BsF pasará de 2,15 por dólar a 2,60 y el llamado dólar petrolero, se cambiará a 4,30 unidades por dólares.

Chávez dijo que el tipo de cambio de 2,60 bolívares por dólar se aplicará para la importación de productos prioritarios, como alimentos, medicinas y maquinarias, mientras el dólar petrolero, a 4,30, se utilizará para importar productos considerados no prioritarios, como electrodomésticos, prendas de vestir y automóviles.

"Esta devaluación empobrece más a los venezolanos. El que tiene un billete de cien en el bolsillo, sabe que ese billete le vale hoy 50 bolívares. Esa es la realidad. Aquí no hay que estar buscando a Pitágoras, ni a los científicos de Harvard para que nos expliquen lo que está ocurriendo. Simplemente, que si antes se comía una arepa, hoy se come la mitad de una arepa. Si antes usted tenía cómo comprar dos baterías del carro o del taxi, hoy sólo puede comprar una porque todos esos productos se incrementan", declaró el lunes Antonio Ledesma, Alcalde Metropolitano de Caracas.

Ledesma, fuerte crítico del gobierno de Chávez, dijo que la devaluación es "una burla hacia quienes oyeron hablar hace unos meses de un supuesto bolívar fuerte, que hoy se convierte en un bolívar muy débil que no puede darle la pelea al alto costo de la vida".

"La devaluación de la moneda es una medida clásica que se utiliza para reducir las importaciones y estimular la exportación de productos nacionales", explicó a Martí Noticias, Carmelo Mesa-Lago, profesor emérito de Economía de la Universidad de Pittsburg.
Mesa-Lago dijo que además de ese objetivo, la devaluación produce una pérdida inmediata del valor adquisitivo de la población, que afecta principalmente a los sectores más desfavorecidos de la sociedad.

"Esos sectores gastan más en alimentos y artículos de primera necesidad y mucho menos en bienes duraderos, como electrodomésticos, de manera que los alimentos importados serán más costosos", afirmó.

Miles de venezolanos abarrotaron los comercios tras el anuncio de la devaluación para adquirir electrodomésticos y equipos duraderos y comprar abastecimientos antes de que aumenten los precios.

Funcionarios del gobierno han salido en defensa de la medida destacando "la fortaleza económica que posee Venezuela".

"Es imposible hablar de devaluación o viernes negro, sino de una corrección monetaria" declaró a Venezolana de Televisión, el ex-ministro de Finanzas y diputado a la Asamblea Nacional, Rodrigo Cabezas.

Para Mesa-Lago el término "corrección monetaria" no es más que "un eufemismo', porque no hay dudas de que el gobierno dispuso una devaluación de la moneda, que debería ir acompañada de otras medidas para evitar la inflación.

"Ya Venezuela tiene la mayor inflación de América Latina, una impresionante fuga de capitales y un reducción de las inversiones directas, según la CEPAL", dijo Mesa-Lago.
Alí Rodríguez Araque, ministro para la Economía y Finanzas, dijo que la medida fue aplicada, entre otras cosas, para estimular la producción interna para la exportación e ir sustituyendo importaciones.

Más allá de esta explicación clásica, Rodríguez Araque, señaló la necesidad de aprobar leyes contra los especuladores, como medida complementaria.

"Es necesario hacer una reforma legal para castigar severamente a todo aquel que se descubra especulando, esa acción es un delito, porque que no tiene ninguna legitimidad el hecho de que una persona incremente especulativamente los precios".

Por lo pronto el gobierno lanzó el lunes un amplio operativo de inspección y fiscalización en los diversos establecimientos comerciales del país.

"Aplicaremos medidas de cierre temporal a quienes hayan remarcado para que vuelvan a colocar el precio original", anunció el ministro de Comercio Eduardo Samá, quien recordó que "la usura es un delito que se paga incluso con prisión".

Por su parte, Ledesma el Alcalde Metropolitano de Caracas, propuso una movilización para el próximo 23 de enero donde participen todos los sectores de la vida nacional "porque lo que está en juego es el futuro económico y social de todos los venezolanos".



Publicado por valerosos @ 12:43
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios